De futbolista del Manchester United a sacerdote católico

Sus compañeros de equipo y amigos quedaron sorprendidos cuando se enteraron que renunció a su fama y a 500.000 libras esterlinas en ganancias de su carrera para perseguir los votos de pobreza, castidad, y obediencia como sacerdote católico.

Imagen para De futbolista del Manchester United a sacerdote católico

(CNA/InfoCatólica) Quizá usted haya oído hablar de Phil Mulryne, un futbolista del Manchester United que compartió cancha con David Beckham y trajo fama a Irlanda con sus apariciones en 27 partidos internacionales a lo largo de su carrera.

Sin embargo ahora Phil ha guardado su camiseta para perseguir su vocación como un sacerdote católico dominicano.

«Esta para mí fue una de las principales razones que me atrajo a la vida religiosa», dijo Mulryne, refiriéndose a la espiritualidad católica de los dominicos.

«Entregarse a Dios por completo a través del ministerio sacerdotal, tomarlo como nuestro ejemplo y a pesar de nuestras debilidades y defectos, confiar en Dios para que nos transforme por medio de su gracia, y así ser transformado, comunicar la alegría de conocerlo a todos los que nos encontramos, esto es para mí es el ideal de la vida dominica y una de las principales razones de lo que me atrajo a la orden».

Mulryne, es un irlandés de 38 años que comenzó su carrera en el fútbol como un niño en 1994, cuando asistió a la academia juvenil del Manchester United, y finalmente se unió a la liga Norwich en 1999.

Sus compañeros de equipo estuvieron entre los muchos de sus conocidos sorprendidos cuando se enteraron que renunció a su fama global y a 500.000 libras esterlinas en ganancias de su carrera para perseguir los votos de pobreza, castidad, y obediencia como sacerdote católico.

«Fue un shock total que él sintió que era su vocación», dijo el futbolista Paul McVeigh, según el Daily News.Después de una serie de lesiones graves al final de su carrera en 2008, Mulryne se enfrentó con el futuro: ¿cómo iba a pasar sus días después del fútbol?

Según McVeigh, Mulryne comenzó a reflexionar sobre «su vida y ya estaba haciendo mucho trabajo de caridad para ayudar a los sin techo sobre una base semanal».

«Sé que esto no es algo que tomó a la ligera, ya que la preparación para ser ordenado como sacerdote católico consiste en un grado de filosofía de dos años, seguido por un grado de teología de cuatro años y sólo después es que será finalmente calificado para ser sacerdote», dijo McVeigh.

En 2009, el nativo de Irlanda entró en el Pontificio Colegio Irlandés de Roma, donde ha estado persiguiendo el sacerdocio a través de sus estudios de filosofía y teología.

Este otoño, el 30 de octubre, fue ordenado diácono en Belfast por el Arzobispo Diarmuid Martin de Dublín, y se está preparado para la ordenación sacerdotal en el próximo año 2017.

 

Crédito de la foto: LiamMcArdle.com