9 razones por las que el consumo de marihuana es peligroso

La tentación se combate con información

Imagen para 9 razones por las que el consumo de marihuana es peligroso

(Inma Alvarez para Aleteia) Tu hijo o hija empieza a faltar a clase, y su rendimiento escolar, que hasta entonces era bueno, cae de repente. Le ves volver a casa con los ojos enrojecidos, con episodios de risa tonta y euforia. Se atraca a dulces en todo momento y empieza a tener extraños dolores de estómago… Parece que de repente “pasa” de todo, no quiere levantarse por las mañanas. Y te preguntas: ¿qué está pasando?

La despenalización del consumo de marihuana “con fines recreativos” es ya un hecho en Occidente: la mayor parte de los países de Europa lo ha hecho, también algunos estados de EE.UU. (Colorado, por ejemplo), y Uruguay. En muchos países latinos el debate está sobre la mesa, cuanto más al tratarse de países productores.

Ya no es raro caminar por la calle envuelto en ese aroma dulzón, o ver a un hijo sometido a la tentación de probarla por parte de amigos y compañeros, que le convencerán de que “es natural”, de que “no pasa nada por probar”, de que es “divertida” y que “no da resaca”. Pero la marihuana ES peligrosa para la salud y el bienestar, y está relacionada con trastornos psicológicos y conductuales.

Es obligación de los padres y educadores dar información a los hijos para que tomen decisiones libres y responsables. ¿Cómo hacerlo? Hay varias asociaciones y entidades sanitarias que advierten sobre el peligro del consumo de marihuana.

Aquí damos 9 razones, propuestas por Narconon, una importante entidad internacional presente en veinte países de todo el mundo, que lleva décadas dedicada a la lucha contra la droga y la rehabilitación de adicciones. Según él, la marihuana

  1. Es la “puerta de entrada” a otras drogas: lo afirma la misma ONU. Los consumidores de cocaína o anfetaminas casi siempre empezaron por consumir cannabis para ir, progresivamente, buscando drogas más potentes
  2. Ha cambiado, es más potente que hace 20 o 30 años. La razón es el cambio en los métodos de cultivo, para producirla a gran escala. Se calcula que el contenido de THC, el componente químico tóxico más potente en la marihuana, ha pasado de media de una concentración del 3 al 10% en las últimas décadas, y en algunos casos, es aún mayor.
  3. Reduce el rendimiento escolar. Ya son muchos los estudios que muestran una relación entre el consumo de marihuana y el fracaso educativo.
  4. Los efectos pueden permanecer mucho tiempo. Se sabe que el THC, el componente químico intoxicante de la marihuana, permanece almacenado en la grasa del cuerpo mucho después de que la persona deja de usar la droga.
  5. Es adictiva. Sí, como el resto de estupefacientes, provoca adicción y síndrome de abstinencia.
  6. No cura nada. El uso llamado “terapéutico” de la marihuana consiste en usarla para combatir algunos síntomas de enfermedades graves, como el cáncer o el Sida. Pero la industria farmacológica ha aislado los componentes beneficiosos del cannabis en algunos medicamentos, precisamente para evitar los efectos secundarios de su consumo.
  7. Puede causar cambios emocionales destructivos. Sobre todo, provoca baja autoestima, abandono de metas y pérdida de motivación. Aunque muchos jóvenes la usen para mejorar su socialización, realmente el efecto que produce es el contrario, un mayor aislamiento social.
  8. Puede tener graves efectos mentales y psicológicos. Especialmente en los jóvenes, el abuso de la marihuana puede conducir a niveles más elevados de ansiedad, ataques de pánico, depresión y paranoia. También tiene conexión con el aumento de brotes psicóticos e ideas sobre suicidio.
  9. Puede aumentar los comportamientos de riesgo, especialmente al conducir automóviles o realizar actividades peligrosas, como manejar maquinaria. Sus efectos son comparables a conducir bajo los efectos del alcohol.